China invierte en seguridad alimentaria

China invierte en seguridad alimentaria

China está buscando invertir en negocios de semillas para garantizar la seguridad alimentaria de la nación asiática. Hace dos semanas, la estatal ChemChina finalizó su compra por 43,000 millones de dólares del gigante suizo de plaguicidas y semillas Syngenta, lo cual resultó ser la mayor adquisición extranjera de China en su historia.

El martes, Dow Chemical anunció que un fondo agrícola respaldado por el gobierno chino pagaría 1,100 millones de dólares por su negocio brasileño de semillas e investigación de maíz.

Se calcula que las firmas chinas han gastado 91,000 millones de dólares en la última década al comprar cerca de 300 empresas extranjeras involucradas en la agricultura, productos químicos y alimentos, según Dealogic.

Los expertos dicen que las compras forman parte de un plan para mejorar la capacidad de suministro de alimentos para su población de casi 1,400 millones de personas. Al mejorar el nivel de vida de los ciudadanos, existe mayor exigencia de carnes y el país necesita un suministro creciente.

Pero China enfrenta grandes desafíos como: el envejecimiento de la mano de obra agrícola, la contaminación, el cambio climático y los altos niveles de agotamiento del suelo, según Rob Bailey, experto en seguridad alimentaria del instituto de políticas Chatham House.

Además, las granjas del país tienen bajo rendimiento debido a prácticas agrícolas anticuadas, dijo Brett Stuart, CEO y cofundador de Global AgriTrends.

Y con las últimas compras de semillas, se observa que China quiere asegurar los conocimientos científicos necesarios para mejorar los rendimientos de los cultivos domésticos, dijo Stuart.

China se prepara para no padecer hambruna nuevamente como en los años 50

China ya sufrió una grave escasez de alimentos durante el “Gran Salto Adelante” de Mao Tse-Tung, que comenzó a finales de la década de 1950. Los historiadores dicen que decenas de millones de personas murieron de hambre durante la hambruna, que sigue siendo un tema tabú en la nación.

Las compras chinas son de interés dentro del país y al exterior, pues en general a nivel global hay una preocupación sobre cómo garantizar el suministro constante de comida ante el crecimiento de la población.

“Los países estarán cada vez más preocupados por cómo pueden asegurar su acceso continuo a los suministros de alimentos en caso de un importante déficit de cosecha”, advirtió Bailey.

Muchas de las empresas chinas que adquieren negocios basados en alimentos están respaldadas por el gobierno. En el caso de una escasez de alimentos, existe el riesgo de que, si llega una crisis, se rompan los acuerdos comerciales y “se enfoquen en llevar comida al mercado nacional”, dijo Bailey.


Más información sobre negocios y economía podrás encontrarla en el sitio de Emilio Granja

Deja un comentario